Se trataba de una parodia repugnante, de una infame e innoble caricatura. Aquel lienzo no era obra suya. Y, sin embargo, era su retrato. No cabía la menor duda, y sintió como si, en un momento, la sangre que le corría por las venas hubiera pasado del fuego al hielo inerte. ¡Su cuadro! ¿Qué significaba aquello? ¿Por qué había cambiado?

El retrato de Dorian Gray

Oscar Wilde

Esos blogs...

Entiendo esto de los blogs como una manera de desahogarse, huyo de los blogs profesionales o alienadores, que a veces son simbióticos.
Por eso suelo escaparme de los blogs donde los escritores se creen, voluntaria o involuntariamente, en el derecho de exponernos sus historias, darnos el privilegio de realizar un feedback y ni siquiera tienen el placer de contestarnos.

Sí, también he estado en esos blogs, y he sido partícipe durante algún tiempo. Aunque realicé una especie de boicoteo individual, no leer nunca aquello que me quería decir.
Leía una primera línea, y comentaba cualquier chorrada, sometido por el deseo ese de llegar a un determinado número de comentarios. Porque los comentarios pueden convertirse en algo diabólico, capaz de sacar lo peor de uno mismo.
No los comentarios propiamente dichos, sino la cantidad númerica de los mismos.

Ya lo decía Víctor Hugo:
"Es una cosa bastante repugnante el éxito. Su falsa semejanza con el mérito engaña a los hombres."


Nubes.

Me gustas tal y como eres, tan frágil y volátil, dejándote llevar por los suspiros de lo demás pero manteniendo tus objetivos y necesidad propias. Incluso, cuando de tanta carga electroestática, te enfadas y formas tus rayos que descargas sin piedad en todas direcciones, pobre del que se encuentre en esos momentos cerca de ti...

Supongo que las nubes también pueden ser de chocolate.


P.D: me viene muy mal dormir pocas horas

Encrucijada...

¿Qué hacer cuando el camarero cincuentón del bar donde vas casi a diario se enamora profundamente de una amiga tuya con novio , treinta años más joven y que dice que este señor llegó tarde al reparto de caretas?

Pues sí, esas cosas pasan, y la verdad no tengo ningunas ganas de buscar otro bar preferido y barato donde comerme mis tapas.

Que se joda y se case con él. Yo lo veo claro.

Sobran las palabras.

La risa es para los genios.

Tengo la sensación que hay reforma social, al menos cierta reforma, que con la apertura se ha olvidado la confrotación del pasado y futuro. Ya saben, un poco el gérmen del pasado y el fruto del futuro es lo que nos radica en ser lo que somos porque todo es cíclico. Al menos eso dicen.

La verdad es que no sé si se ha devaluado más en los últimos años el dolar o los te quiero, no lo digo por mí, que N estará asustada (estoy fantástico), lo digo en general.

Noto que la gente se cansa mucho antes de todo y de nada, un poco perdida en ese sentimiento express, de esa búsqueda de lo "wiki", de lo inmediato.

Debe ser que leo mucho últimamente a Erich Fromm, por recomendación de alguien cercano, y me ha subyugado:


Mientras tememos conscientemente no ser amados, el temor real, aunque habitualmente inconsciente, es el de amar.


Y como últimamente me cansa demasiado lo que parece muy profundo...

Un comentario rápido.

Antes que nada, hola. Hace la tira de tiempo que tengo olvidado el rinconcito, muchas tareas ocupan mi tiempo pero tengo la firme intención de continuar el blog. No sé la frecuencia de mis entradas ni la longevidad de las mismas pero la intención de continuar es segura.

Eso sí, lo privatizaré en breve, desde que coja ritmo de crucero, así que quien quiera apuntarse no tiene más que mandarme un correo al email que sale a la derecha y listo.

Saludos!

El porqué de la croqueta fría.

Sí, no hay nada peor que una croqueta fría. Porque esas croquetas no suelen saber a nada bueno, ni siquiera a besos desangelados.

Nadie las quiere y suelen quedarse en el plato, en aquella mesa. Mesas elegantes, distinguidas, deslumbrantes o mesas ruinosas, quizás cojas o quebradizas, pero al fin y al cabo mesas.

Suponemos que con sus cubiertos y sus manteles, aunque doy fe, aún sin ser notario, de haber observado a mujeres, hombres y niños engullir croquetas utilizando como medio los dedos, que casi muerden.

Y en intensos lugares, en grandes restaurantes llenos de estrellas michelin o en casas ordinarias, mitigando el hambre de sus honrosos huéspedes.

En fin, porque las croquetas pueden estar buenas o malas, complejas o simples, grandes o pequeñas... pero la enorme diferencia que tienen entre ellas es si están calientes o frías.

Y es que una croqueta fría es la consecuencia de unos cálidos besos estivales.

Harper´s Island.

He leído por ahí que en Telecinco van a estrenar Harper´s Island y me veo en la obligación de no recomendarla. En serio. Si confian en mi criterio, por favor no la vean. Hacía tiempo que no veía una serie tan farisea y con un final tan pobre.

He dicho, después que cada uno juzgue.


Los inicios.

Todos los inicios son complicados, y no siempre para uno mismo, también para los demás, para los que de una forma u otra se ven implicados en ese inicio.

No hace falta ser madre o padre para tener una responsabilidad, ni siquiera dueño de una mascota para sentir el enorme compromiso que significa la existencia de algo que entra en tu mundo. Es un poco como el efecto mariposa, porque de repente ante un inicio desligado tu mundo puede sacudirse como un edificio ante un vendaval.

Porque todo en cuanto te rodea se vuelve a veces bíblico, a veces indulgente y tan siquiera has tenido que ver en ello.

Y te das cuenta que por algo que no has comprado, no has hecho, no has mencionado, no has comido o simplemente no has escuchado, tu personalidad cambia de manera abrupta y subversiva.


También se llora en verano.

¿Por qué en verano dan muy pocas ganas de escribir?

Anoche soñé...

entre el calor sofocante que hacía en mi habitación, en mi cama, que te convertías en una francotiradora con tu MSG 90 y yo, desde la ventana de mi cuarto, intentaba encontrar tus ojos en el refugio donde te habías situado para dispararme.

Sólo contaba con mi mirada y tus recuerdos para perder mi condición de víctima, indefenso ante ferocidad de tu venganza. No tuviste piedad y acertaste de pleno en uno de mis osados descuidos intentado ver por última vez tus ojos verdes.

Nunca hubo noche ni muerte tan dulce y tan cándida.

Lo que debió ser pero no fue.


Cuando leí la sinopsis de la serie de Antena 3 "Doctor Mateo" me vino enseguida a la mente la película La gran seducción, supongo que me quise imaginar una serie con una propuesta inicial parecida que anidaba en mi mente múltiples ideas. Al final, Doctor Mateo no tuvo mucho más que ver con esta película que la historia de un doctor en un pueblo pequeño.

La Gran seducción no va sobre féminas elegantes y atrayentes, ni es un bodrio erótico, es un drama con mucho humor. Es una de esas películas que jamás programaría Cuatro ni Telecinco en prime time pero sí daría La 2 en versión original.

Trata la historia de un pueblo de raíces pesqueras, las cuales dejan de ser rentables para que su pequeña población pueda sobrevivir. A cambio, reciben un exiguo subsidio, una bofetada ante el recuerdo de lo que un día fue un pueblo digno. La redención a tamaña ofensa les llega en forma de oferta y para poder conseguir un trabajo que les salve de vivir de la caridad impositiva, deben contratar por algunos años a un médico. A partir de aquí las peripecias y dislates para conseguir tamaña hazaña se convierten en el esquema de la película.

No deja de ser una película de pequeño presupuesto, de un director canadiense cuya carrera en el cine se inició gracias a esta simpática comedia.
Llena de tópicos, de elementos nada espectaculares, de guión simple( si tal adjetivo cupiera en tal trabajo), de música inadvertida, así podemos calificarla.


Pero de igual manera podemos destacar su mensaje hacia la fortaleza de la unión, de la dignidad y del esfuerzo para conseguir los objetivos, contando para todo ello con unas localizaciones efectivas, unas actuaciones correctas y, en algún caso, magníficas para consumar una película agradable, de fácil digestión y con un trasfondo tan austero como honrado, tan honorable como firme.

Y para concluir, la mujer orienta todo lo que el hombre necesita.

Porque acaso, ¿no es la mujer el principio y el fin?

Dios es un hijo de puta y algún día le mataré.


Así de contundente empieza MR 73, la última película de Olivier Marchal. Comienza con un plano realmente elocuente, con una luz extrema ejemplificante de los que nos depara.

Por lo que he leído no ha sido una película bien tratada por la crítica en este país, lo que no significa que no os pueda gustar. Es más, mucho de los críticos alcanzan niveles que no llegamos a entender y cuyo desconocimiento, mucho mejor que ignorancia, nos impide ser más críticos y didácticos con nuestra opinión. No deja de ser muy importante la ignorancia ante la obra de cualquier artista, la subjetividad le da una impronta sana a cualquier forma de expresión artística.

A mí me pasa esto último con MR 73 y con otras tantas películas, no sé si por ignorancia o por autoengaño, pero si un personaje me cautiva suelo olvidarme de los detalles técnicos, de las trampas argumentales, errores de racord, dirección, etc...

Y es que Schneider me enloquece, en su mayor parte por el talento innegable e impagable de Daniel Auteuil y en parte por el aroma trágico que desprende su botella de JD.

Secundado por algunos silencios, muchos excesos, la imponente Olivia Bonamy, nos encontramos ante una película, para mí, sin héroes, donde todos existen bajo gesto triste, amargado e insensible. La película transcurre en una ciudad sombría, inmunda, donde los policías actúan como un niño que esconde la suciedad que barre bajo su propia cama.

No engrandezco esta película, ni la recomiendo, ni sugiero que intenten verla, sólo digo que encuentro en ella un lugar donde se refleja el infierno.

Bienvenidos a la República Independiente de mi Blog.

Siempre sospeché que idolatraba las cosas bien hechas, y que las historias de criminales eran mis preferidas siempre lo supe. Por esto, me encanta este tema!!!





Lyrics | Michael Jackson lyrics - Smooth Criminal lyrics

Rest in peace.

Necesito Vacaciones!!!!!!!

Necesito tener unas largas vacaciones, como de tres años, mes arriba o abajo. Necesito ver las cosas desde fuera, con perspectiva. ¡¡¡Pero lo que más necesito es alejarme de esta isla!!!

Sí, que nadie os engañe, ni son "islas afortunados" ni la gente es la maravillosa del mundo.

Y quiero pirarme aquí, pasar por este aeropuerto y, al volver, pasarme dos semanas en este lugar o en éste.

Por Dios, que alguien se apunte!!!!!

Extraños compañeros de cama

Esto de tener blog es casi como un castigo. No me malinterpretes, sólo en ocasiones. Aunque te obliga a tener extraños compañeros de cama, en muchas ocasiones a no tocar temas espinosos, que podrían hacer mella en el delicado toque de comentarios que a todos nos influye.

Sí, porque a todos nos gusta despertarnos y encontrar decenas de comentarios en nuestros anodinas entradas, porque nos entusiasma que alguien nuevo nos encuentre en estos meandros. Y creamos un ardid de sueños, contamos cosas que hacen meses que no nos ocurren ni preocupan y añoramos aquellos en que nos hacían llorar, porque parecía hasta interesante.

Sí, porque yo también tuve un blog con algunos seguidores, nunca cientos, quizás una decena. Y tampoco echo pestes de aquello que lo hacen, cada uno utiliza cobijo como mejor le conviene.

En fin, que es mucho mejor poder decidir tus compañeros de cama antes que encontrarte intolerancia e incongruencia entre tus sábanas.

Ese chicha, ese chicha eh!

Una chorrada.

Llevo un par de semanas viendo, para comentarlo en el blog, un programa de Telecinco: Mujeres, hombres y viceversa.

Para quien no lo sepa, se supone que hay dos personas que se sientan en unas sillas especiales para conocer a un ramillete del sexo opuesto, que los/las pretenden.

Digo del sexo opuesto porque no van homosexuales, así de claro. Porque el programa no podría llamarse Hombres y Mujeres, claro.

Tengo una sensación encontrada con el programa, nada me resulta creíble. Si mañana dicen que todos son actores no me sorprendería, ahora si me demuestran que todos van buscando el amor es posible que me ocasionaran un infarto.

Además, los propios seguidores en el foro del programa están que trinan, ni ellos se lo creen.

Y eso, que me ha entrado una desidia al escribir unas líneas de este infortunio que casi mejor omitimos esta entrada.

Correrías.

Soñaba un mundo sin acentos, sin modulación de voz, sin esos exasperantes gritos.

Soñaba un libro sin tildes, un sustantivo sin adjetivos ni adverbios, con enunciados sin verbos.

Soñaba con un cielo sin nubes, sin arcoiris ni destellos.

Soñaba con un mar sin marea, sin influencia de la Luna. Especies desaparecidas entre el susurro del tiempo.

Soñaba con niños sin sonrisas, con un parque vacío y una noria estancada.

Soñaba con una selva convertida en desierto, sin árboles ni arbustos donde brotaba la sal.

Soñaba con un pintor sin lienzo, con un músico sin notas, con un cantante sin voz, con un actor sin gestos...

Desperté y recordé todos estos meses sin ti.

Me encanta este anuncio!!!!

The Grimace.

Salí de aquel despacho deseando marcharme a casa, así que decidí llamar a mi compañera y pedirle el resto de la mañana libre.

Le pedí que, de descubrir algun indicio o la identidad de los asesinados, me localizara y mis pies salieron de aquella maltrecha fábrica de residuos.

Al salir de los aparcamientos, decidí visitar un centro comercial. Ya saben, ver gente, mirar mujeres atractivas, etc... así que me senté en una de las mesas de la cafetería que tenía el mayor local.

Ver cómo compra o pasea la gente dice mucho del mundo. Ya ni las parejas sonríen, nadie conoce a nadie, y la gente está malhumorado.

- Un café y un sandwich vegetal- le dije al camarero.

No suelo tomar café pero aquella mañana me apetecía, algo así como un antojo de embarazada.
Cuando el camarero extendió sobre mi mesa el plato con lo acordado, no pude obviar el olor a frito de su ropa, repulsivo aroma para un día de trabajo. Llegado este punto, mi trabajo encarcelando asesinos no me parecía tan mal.

Aunque, miradme, escribiendo algo así como unas memorias. Las memorias del viejo policía loco, podrían llamarse.
Durante muchos años he trabajado para distintos casos: he disparado, me han disparado, he conocido a yonquis y a mafiosos. Siempre me dijeron que lo importante en las calles era ganarse el respeto pero nadie me habló de la admiración.
Sí, porque como se darán cuenta a lo largo de estas páginas, una precisa bala en una pierna infunde mucho más miedo que un disparo a bocajarro en la cabeza...


(Continuará... o eso espero).

Adios a un genio.

Recomendando.

Dos entradas en dos días. ¡Guau! Hasta yo estoy sorprendido, pero las palabras de mi comentarista estrella sobre el vacío que se siente cuando añoras una serie me hizo pensar: ¿Por qué no recomendar otra serie? Total, para eso estamos.

Siento no haber encontrado un vídeo en español, pero creo que más o menos se pueden hacer una idea. Espero que les guste.

Allo Allo


Narcorrido.

Breaking Bad 2x07.



Un pequeño receso.

Jamás tal desasosiego
tuve. Paréceme que es
esta noche hora menguada
para mí... y no sé qué vago
presentimiento, qué estrago
teme mi alma acongojada.
¡Por Dios que nunca pensé
que a doña Ana amara así,
ni por ninguna sentí
lo que por ella...! ¡Oh! Y a fe
que de don Juan me amedrenta
no el valor, mas la ventura.
Parece que le asegura
Satanás en cuanto intenta.
No, no: es un hombre infernal,
y téngome para mí
que si me aparto de aquí
me burla, pese a Pascual.
Y aunque me tenga por necio,
quiero entrar: que con don Juan
las precauciones no están
para vistas con desprecio.

José Zorrilla.

Y yo sin nadie a quien dedicarlo.

The Grimace.

- Grasso, ¿te importaría llevar a estos cadetes de nuevo a la academia?. Joder, ven Loca academia de policía y ya se creen unos putos conscriptos.
Me voy a la comisaría, encárgate por mí de esperar a los forenses.

Grasso me despidió con un frío saludo militar, con cierta desgana. Quizás se la provocaba yo.

Este trabajo no es demasiado romántico ni tan sacrificado como creen, prueba evidente es que no paré en pensar en aquellas muertes en todo el camino hasta la comisaría.

Al llegar, aparco justo en la entrada, prefiero hacerlo así porque, aunque parezca mentira, una comisaría nunca es un lugar seguro y mejor tener cerca un vehículo que sirva para salvar tu culo.

Papeleos, denuncias, delicuentes de poca monta, eso encuentro nada más entrar en aquellas dependencias. No me siento nada cómodo en este lugar, se me hace demasiado extraño para trabajar ahí.
Yo siempre había soñado con ser un policía de los que salían en las series americanas. Ya sabéis: chicas guapas, buenos coches, persecuciones y poco papeleo.
La realidad es bastante distinta. Te pasas años dirigiendo el tráfico o atendiendo a vecinos que se insultan por una humedad, hasta que por fin te ascienden y pasas de detener a algún yonqui a jugarte la vida con gente sin escrúpulos, de gatillo fácil y de mirada pertubante.
No es que lo odie, pero pocos derechos para tantos deberes.

Durante muchos años trabajé en operaciones con los Barbouze, los EAT o ESMAD. Nunca nos llevamos demasiados honores, siempre hay sorpresas cuando se trabaja con mucha gente.

Al llegar a la puerta del comisario, noté que no habían buenas noticias, sobre todo porque Villegas no era un tipo muy amable. Toqué levemente la puerta.

- Adelante - se escuchó desde el otro lado de la puerta.

- Ya he llegado comisario.

- Eso puedo verlo con mis ojos, ¿qué tal el trabajo de campo?

- Bueno - comenté - no podemos decir que hayan muchas pistas. Sin embargo, creo que no tardarán en identificar a las víctimas. A mí mismo me resultaban familiares, supongo que estarán fichados.

- Bien, continúa investigando cuando llegue su compañera. Hablen con los forenses, laboratorio, vuelvan a examinar los cadáveres... pongan ingenio. Hablaremos en otro momento de su implicación laboral.

- Sí comisario. Y salí de aquel habitáculo deseando que me "fichara" la FSB rusa o que me hicieran una oferta halagadora del Mercadona adyacente a mi casa.

Cuidar de la gente es muy ingrato y yo cada vez soy más codicioso...

(Continuará... o eso espero).

The Grimace

Mientras cierro la puerta de mi casa, apuro en el rellano para abrocharme los botones de mi chaqueta. Temo llegar tarde.

Aquella noche en casa había sido especial. Mi mujer había caído seducida a mis encantos y, por fin, desató su pasión bajo la esencia de un vino Grappa, no es casual, mujer italiana. Miro bajo las mangas para descubrir los emblemas de sus uñas grabadas en mi piel, piel sensible con la cual no tuvo compasión.

Bajo de manera ágil los escalones que separan el segundo piso de la entrada al edificio, me siento con fuerzas, en forma.

Al abrir mis ojos a la realidad, a la realidad de muchos, una verdad esquiva y multitudinaria. De placeres escondidos, de miradas instintivas.

Hasta llegar a mi flamante coche nuevo, un Seat Altea. Un coche familiar para unos recién casados. No entiendo mucho de mujeres pero me temo que se ha despertado algún instinto extraño en ella. Pienso sobre ello en el coche y no me veo preparado, niego con la cabeza y sonrío de manera insegura al pensar en las consecuencias. Un ruido me despierta.

Lamentablemente, no es nada del motor del coche sino mi móvil. Es mi jefe.

- Buenos días Villegas, ¿qué tal?

- ¿Dónde estás? ¿Conoces tu horario de entrada? Termina y pasa por mi despacho.

Pi, pi, pi, fue el siguiente sonido que escuché. Un tipo singular, un adicto al hachís y a las depresiones. Es paradójico que siendo así no tenga más trato con las prostitutas de la zona. Debe tener doble moral, eso no nos deja en buen lugar a los demás.

Un aparcamiento cerca, me temo que tendré que pedirlo prestado. Al bajar disimulo una cojera, además creo que he llegado tarde. Hay perdigones de plomo en el suelo...


Dando pasos pequeños me acerqué al cordón policial. Dos cuerpos estaban tapados con sendas toallas al filo de aquel acantilado. Sin dudarlo, me aproximé al policía que custodiaba la zona en su primera instancia y le pregunté:
- Perdone agente, ¿Qué ocurre?

El agente se volteó hacia mí y, sorprendido, exclamó:
- Detective Cepeda, lo están esperando - mientras me abría paso.

Saludé a algunos agentes que se encontraban allí y me abordé a una compañera, mi compañera en el caso, la agente Grasso, que se encontraba en cuclillas frente a los cuerpos, y posé una mano sobre su hombre derecho.

- ¿Viste ayer el nuevo capítulo de House? ¡Qué bazofia! Van a morir y él se lo toma a risa.
- Agente Cepeda, ¿no cree que usted también les falta el respeto?
- No, los míos ya están muertos, prefieren que encuentre a su asesino. Cuestión de prioridades, supongo.

Frunció el ceño y su mirada se desvío hacia los rincones del acantilado.

- ¿Alguna idea? - me preguntó.
- Bueno, personalmente creo que no los mataron aquí. Allí - dije señalando el lugar donde había aparcado - hay perdigones de plomo. Quizás los mataron con eso pero, ya sabes, no soy de balística forense.
- Joder, podía haber avisado antes.
- No me culpes, era el único aparcamiento que quedaba.

La agente Grasso siempre me hablaba de usted, nos conocíamos desde hace cinco años pero la distancia que impuso con cualquier persona del trabajo era enorme.

Decidió llevarse dos agentes para acordonar aquella zona. Mientras, ejercí de policía y miré debajo de aquellas sábanas. Dos cuerpos jóvenes, han empezado a enfriarse los cuerpos y tienen sendos disparos en la cabeza. La ropa no parece haber sido manipulada, ni hay signos de violencia.

Sus caras me resultan conocidas, miro detenidamente pero no logro afianzar el recuerdo.
Tapo los cuerpos, lo que queda por analizar que lo haga mi compañera.

Despacio, logro ponerme de pie, maltrechas rodillas, y doy media vuelta.

- ¡Eh! Se puede saber qué coño hacéis. Quitad el cordón policial de donde tengo aparcado mi coche, inútiles.

(Continuará... o eso espero)
.

Are you up to anything this evening?

Y estaba muy nervioso, aquella tarde me encontraba disparatado, enérgico. Como una falúa en alta mar, perdido, "desnortado".

Aquella mañana mi teléfono sonaba, como tantas y tantas veces, pero en el otro extremo de la comunicación te encontrabas tú. Quisiera describir mejor repercusión de tu nombre para mi corazón y singularmente la mejor expresión que me sobreviene es tú.

Un tú subyugante, provocador, recordatario de leso suplicio, de implantado dogma de mi propia religión.

Y notar como aquel cercado que había construido para tus palabras se desmoronaba con cada palabra, con cada suspiro, como si un gigante pisara levemente las vallas de cualquier diminuta casa. Y, curiosamente, sentirme igual que los habitantes de dicha casa, atemorizados por los pasos de ese gigante imaginario, vulnerable y lacerado sin siquiera un rasguño. Nunca el pasado predijo el futuro con tanta antelación.

Y todo brotaba en aquella conversación con espontaneidad, con firmeza y mis palabras, proscritas inherentes de mi mente, secundaban cada disculpa simulada que salía de tus labios.

Y acudí a la cita que me pediste, como si de una cita a ciegas se tratara pero conociendo, lastimosamente, el final de la Odisea más épica de la historia, de la cual ni Odiseo hubiera podido escapar.

Percute mejor si suena engolado.

He perdido la imaginación, es un hecho. Todo bien. No sé si murió aquella noche que esculpía sentimientos a gritos desde el sofá contiguo, como dos islas separadas.

Sí, quizás fue ese día que desertó de mi cerebro esa capacidad, cuando impasible alisabas mi pequeño corazón. A lo mejor se perdía el sentido entre esos gestos, ese examen que reprobé o entre mis dedos se escapaba mientras trataba de atrapar tu compasión, ya inexistente.

Quizás se fue junto a mis ganas de seguir relatando con vigor esta áspera subsistencia.

Unos días enganchados al DVD.

Como ahora parece que van a realizar una nueva película de Los Cazafantasmas debido a que cumple 25 años desde su estreno.

Bien, ahora tenemos unos días de asueto para poder ver películas interesantes, así que tengo el placer de elaborar una lista de películas que cumplen en este 2009, más o menos, 20 años desde su estreno. Seguro que hay otras más famosas pero en todo hay que ser original...

Decálogo. Por pura lógica en estas fechas, alguna de esta índole tenía que poner. Recordando aquellas lecciones antes de la primera comunión.

El club de los poetas muertos. No me vuelve loco Robin Williams, pero en dicha película está muy bien. Excepcionalmente bien. Un guión preciso, interesante, que ha perdido fuerza. Schulman no se vio en otra igual.

Enrique V. A mí me gusta Branagh, es uno de los pocos tipos que ha hecho algo correcto con la obra de Shakespeare, el cual tiene obras excelentes y otras que agotan a cualquiera.

La increíble verdad. La ya fallecida Adrienne Shelly hace su mejor actuación en este film independiente como adolescente inteligente y sentimental.

Un gran amor. Del camaleónico Cusack, una historia de amor directa.


La vida y nada más
. De Tavernier, ¿hace falta más para recomendarla?

Mamá, hay un hombre blanco en tu cama
. Una comedia divertida e inteligente, emotiva y humana.

Nunca fuimos ángeles
. Una película de actores, con el gran trabajo de Robert De Niro y Sean Penn vale para catalogar esta película de interesante. Una gran química entre ambos, que generan algunas críticas feroces al status clerical.

No cerramos por vacaciones.

Básicamente vengo a decir eso: ni cambiamos la programación de este blog ni cerramos por Semana Santa. O lo que es lo mismo, no tengo vacaciones.

Recuerdo que un profesor mío siempre nos decía por estas épocas, "es hora de, el que quiera aprobar, ir a procesiones, rezar y rogar por el 5". Quien dice un 5, dice un 5 porque con este hombre menos no te valía. Y a saber si con el 5.

Ciertamente soy poco religioso, más bien nada, pero no renuncio fácilmente a una semana de vacaciones.

Resumiendo, que ni creo, ni tengo vacaciones, ni me puedo ir de viaje. Pues eso, que menuda jodienda.

¿En qué momento dejé de quererte?

¿En qué momento? ¿Cuándo pasó? Ya no te encontraba en mi mente al despejar las sábanas de mi cuerpo.C'est fini. Aunque parezca mentira, mi corazón se rompía en cachitos minúsculos tras el tuyo. Quién sabe por qué.

Y es que en realidad estoy agotado, vencido, como si mi cabeza no diera para más. Y me dio por pensar que ahora viene Semana Santa pero enseguida recordé que ya no soy universitario...

¿Acaso es el amor una batalla de la que nadie sale victorioso?

Me encanta Sheldor El Colonizador!!!

Me encanta esta serie tan friki y me encanta ese ser tan antisocial llamado Sheldon!!!



Big Bang Theory, segunda temporada, episodio 6.

¡Ayyyy! Los sueños.

Con la pereza que me dan los aeropuertos y las ganas que tengo de dejar Tenerife. La verdad es que nunca he sido un amante de Las Islas. Son preciosas, no me malinterpreten. Tienen todo lo que una persona normal querría en un lugar para vivir: playa, montaña, comodidades, etc...

Debe ser por eso de "persona normal", pero a mí me encantaría vivir un tiempo en Alaska, en Fairbanks. O en Canadá, en Ottawa, o en Escocia, incluso teniendo que aprender Gaélico. A lo mejor lo que me queda.

Soy bastante incrédulo con la gente que habla tanto de su amor por su lugar de origen, por su lugar de nacimiento. Hablando de él con añoranza, con ternura y como si de un recién nacido desprotegido se tratara. Supongo que me falta la basa de estar años alejado para echar de menos estas islas volcánicas.

Supongo que alguno de ustedes será un ferviente admirador de su tierra, así que espero no ofender a nadie jajaja.

Y sí, estoy perezoso y sin mucho que contar jajaja.


Recopilando.


09 de octubre de 2008

Diario de a bordo.

Hoy todo se siente más lejos. Te siento más lejos. Aquí, entre termodinámica, relés de vigilancia y compresores se hace más difícil olvidarte. Sí, no poseemos mucho tiempo libre y siempre tenemos algo pendiente de revisar, pero extrañarte me ocasiona añoranza, postración rememorativa.

Conozco que es el destino que elegí, aunque no pertenecieras a mi vida y jamás pensara en encontrar algo que me hiciera odiar el olor tan fresco del mar, que me hiciera añorar la polución y las colas de espera en las grandes urbes y que me alejara tanto de querer descubrir nuevos secretos de las jóvenes plataformas continentales.

La aventura ya no me seduce y el mar sólo me recuerda tus ojos…


Qué raro.

¿No habéis sentido nunca la necesidad de escribir sin saber muy bien el porqué?

Simplemente escribir, divagar, sentir que tus dedos se resbalan entre teclas. No sé, supongo que depende de la tristeza. Al fin y al cabo, la tristeza se puede enmascarar, olvidar e incluso expresar de maneras muy diferentes.

Y notas que los días van pasando, sin toda esa parafernalia que muchas veces creamos. Como si de un hueco se tratara. Caminando a lo ancho de pasillo, del cual nunca conocemos los límites. Y en el transcurso mucha mierda tirada en el suelo y alguna en el contenedor, pero poca, muy poca.

Y uno simplemente se agita, se agota de rabia. Tanta impotencia que lo único que te sale es llorar, desahogarte. Y es que hay momentos en los que nada importa, y el lugar donde te encuentras es el menos indicado.

Sí, lo sé. No todo es malo. Siempre hay un arcoiris, una lluvia fina o una sonrisa de un niño.

¿Alguien se ha parado a pensar que, tal vez, lo que realmente necesitas es que llore contigo?

Gritando susurros.

Él caminaba bajo el bochorno de una intensa noche de verano, entre jolgorio y olvido. Entre bebida y hachís. Entre tarde y temprano, entre noche y día. Entre ayer y hoy.

Vagaba por esas calles que confunden la vista, con farolas apagadas, con sombras alargadas. Barba de semanas instalada en su rostro, salvaje. Entre exhortaciones recordadas, suspiros exhalados.

Entre ambos mundos, como si de dos señuelos atrajeran una misma mirada. Deslizando sus emociones entre pasadizos y laberintos ennegrecidos, caminando por una ligera línea que separaba el bien y el mal.

Y fui una marioneta.

Me llevabas, me traías, jugabas conmigo. Creaste unos hilos diminutos que ligaban mi corazón a ti. Movías tus dedos, entrelazados en esos pequeños conductores de sentimientos que hacían que volviera a la vida.

Si el movimiento era violento, salvaje, doliente, mi cuerpo lo sufría y las lágrimas brotaban mis ojos con el caudal suficiente para desbordar cualquier río en verano.

Si deslizabas tus dedos, movimientos sinuosos, mi sonrisa liberaba endorfinas que apaciguaba el dolor de mi corazón, atado a tus caprichos.

Un día te cansaste de despertarme con tu amable "velléité"* y permitiste que, poco a poco, la vida de ese estúpido muñeco que habías atrapado aquel verano se apagara, se disipara, cayera en manos de tu olvido. Sin darte cuenta, aquellos hilos se separaron de mi corazón hasta que él, agotado, sucumbió a las garras del ocaso.

*: veleidad.

Una de esas películas que me hizo llorar.

Uno nunca sabe cómo debe empezar a comentar lo que le gusta, a hablar de sí mismo sin sentirse egocéntrico o, al menos, petulante.

Me encanta el cine, y me gusta pensar que en el tono de mis palabras se nota. Que genero un bucle de emociones cada que la palabra sueño o cine salen de mi mente en dirección a mis dedos, a través de esos pequeños impulsos.

Hiriente o doliente, disgustado o fascinado, confuso o clarividente, mas siempre respetuoso.

Hoy toca admiración, comprensión y conmovido. Así me ha dejado Let the right one in, una película sueca, a priori una historia de vampiros, de terror, convertido en un drama de marginados, de supervivencia y auxilio, por el que escribe.

Por un día me olvidé de la fotografía, la escena y los encuadres y me dejé llevar por las emociones de dos niños que no tuvieron inocencia, unidos por la necesidad de sentirse apoyados, de sentirse queridos.

¿Quién no se ha sentido así?

Veo innecesario alargar el post, tanto como dejar de recomendarla. Quizás la haya visto el mal momento...

No hay que tener miedo a la naturaleza de lo que se ama.


Y de repente....

llegas a casa una noche de cielo iluminado, de ideas claras y de chocolate con leche en la despensa.

Y aunque no estás ni remotamente enamorado de nadie, ni siquiera has conocido a alguien interesante y ni por casualidad te han piropeado por la calle (hoy no tocaba) pero no quieres parar de escuchar esta canción, de reírte y de mandar a la mierda al mundo (menos a mis lectores, claro). Y cuando parece que la enagenación ha terminado, de repente, sin saber el porqué, te encuentras aquí, compartiendo la canción con quien guste de bailar conmigo.






Lyrics | Robbie Williams Lyrics | Something Stupid Lyrics

Hoy me acordé de ti.

La vida es muy curiosa, a veces trae al presente un libro que ya tiene todas sus páginas escritas, con el letrero de fin marcado, con los momentos buenos y malos que forman parte del ayer, del adiós, del recuerdo.

Y vuelve con un ímpetu enorme, con un entusiasmo auténtico y sereno. Como si tratara de envolverte con la misma manta que hace tiempo te dejó temblando en aquella gélida noche de invierno, justamente cuando la lluvia hizo acto de presencia, mescolanza con mis lágrimas.

Como dijo Bécquer , "La soledad es muy hermosa... cuando se tiene alguien a quien decírselo".

Curiosa que es la vida.

Águila roja, nuevo éxito de J.J. Abrams

Ah, ¿que no es de J.J.Abrams? Coño, pues se me pareció bastante. Trama que da la impresión de dinámica en la que, en realidad, no pasa nada y incongruencias varias.

Dicen que la acción transcurre en el Siglo XVII que se caracterizó por ser una época de grandes miserias, donde la honradez no se estilaba, proliferación de duelos y donde el hambre y las plagas acechaban en las esquinas.

Pintaba bien por la sinopsis, algo distinto a lo que se estila en series por estos lares, pero, claro está, los inicios siempre son difíciles. Tanto es así, que los trabajadores de esta serie son más limpios que yo y la taberna donde se reúnen se parece bastante a la de Los serrano, sólo falta un poco más de luz y los jamones colgando.

Los actores flojos, la verdad. David Janer no resulta creíble y el dibujo de su personaje me parece más apropiado para el Siglo XX que para un viudo del XVII, es la consabida manía de poner al bueno como un Santo, como si la tormenta y la rabia no cegarán su mente. Aunque es cierto, apenas ha empezado, alguna oportunidad más es conveniente darla.

Si bien Miryam Gallego me parece una mala elección de casting, supongo que su personaje es el de una marquesa viuda con un inconmensurable ego, cuyo fin justifica los medios empleados y malicia agravada por la soledad. Un poco más de lo mismo, seguro que al final acaba ayudando al Águila roja y todo. La chica seguro que se esfuerza, pero no exhibe recursos interpretativos para dejar huella con un papel de pérfida mujer.

Francis Lorenzo, pues como siempre, se mueve bien en escenas de seducción pero se pierde en escenas de intensidad emocional y acción. Ahora, que el pícaro sea el actor que en Los serrano decía aquello de "chatunga" me parece algo totalmente incomprensible. Es como si Sancho Panza lo realizara Santiago Seguro por el simple hecho de estar gordo.

Algunas aspectos son correctos como el vestuario y alguna que otra recreación, aunque echo de menos corsés más apretados teniendo a Erika Sánz, sin duda debilidad propia mía.

Que no os engañen diciendo que es una serie familiar porque termina tarde, tiene tintes no aptos para niños y seguramente el ritmo no sea el más apropiado para ellos. Eso sí, lo del justiciero ninja sólo se lo pueden tragar críos que no han comenzado a estudiar Historia todavía.

No me hagan caso, ha recogido más de 5 millones y un share de 26,4%. Debo estar asquerosamente equivocado.

Hablemos de entretenimiento (II)

Hace ya algunos días les comenté algunas de mis miniseries preferidas, aunque sólo fueran dos: Brides of christ y El capo de Corleone.

Mi devoción por sentarme delante de una pantalla es tal como la de la feligresa que invierte muchas tardes en ir a la iglesia de su barrio. Hay varias diferencias sustanciales entre ellas y yo, pero cada cual a su afición.

Me encanta Los Miserables, me encanta Jean Valjean. Me parece una historia atemporal y conmovedora.

Hablando de una miniserie, en relación a esta novela, tengo que elogiar al director Josée Dayan. Los cuatro episodios en los que resume el director francés la novela Víctor Hugo.

Con un brillante guión adaptado y las fantásticas, conmovedoras y creíbles interpretaciones del reparto, empezando por Depardieu y continuando con Clavier, Malkovich, Charlotte Gainsbourg y la bellísima Ledoyen. Estoy profundamente enamorado de esta mujer, si alguien la conoce, ruégole le pida matrimonio de mi parte. Su belleza y la dulzura que despierta es irrefutable, y su presencia es comparable con la fuerza de Marlene Dietrich. Quizás me he pasado, pero me ciega el olor que imagino que desprende su cabello...



Sin duda, esta miniserie es mucho más reconocida y solemne. Ayudada por la producción de HBO, John Adams fue uno de los grandes ganadores de los Golden Globe 2008.

La historia del segundo presidente de los Estados Unidos, de uno de los fundadores del país, es representada por un Paul Giamatti expresivo, cerebral e interesante.

Todo cuanto rodea a esta obra es medido con temple, introducido con pulso narrativo y elaborado con una excelsa minuciosidad. En efecto, uno de los grandes aportes a la historia. No por dar a conocer la historia, sino por su trabajo cinematográfico.

Dedicatoria.

A veces, las canciones se tornan tan reales que nada mejor para explicar una situación. Aunque sea una descripción de uno mismo.

Hablemos de entretenimiento. (I)

Aunque mi intención no sea copar este blog de cuestiones cinematográficas, también es cierto que uno tiene que hablar de lo que más admira.

Hoy es sábado y pegaría hablar de estrenos en los cines y demás, pero para eso hay bastantes webs que se dedican a hacer críticas y recomendaciones.

Les propongo que hablemos de minisseries. Una miniserie es una obra televisiva que se caracteriza por tener un número de capítulos invariables, cuyo hilo argumental y desenlace están previamente fijados.

Como de EEUU vienen muchas y algunas muy buenas, intentaré comentar algunas realizadas en el resto del mundo que poseen una calidad por encima de la media.

Comenzaremoos con Brides of christ, australiana, de los 90, ambientada en un convento en los años 60, con la dificultad que implican los cambios sociales.
Cuenta con dos australianos muy conocidos en esta época, Naomi Watts y un imberbe Russell Crowe. Destacable sentimentalidad.



Vamos a Italia, a hablar sobre El capo de Corleone, que no extrañará a nadie si digo que trata el tema de la mafia. Sobre la mafia en la ciudad de Corleone, Sicilia, y el comienzo de uno de los más grandes jefes de la mafia siciliana, pasando por las campañas contra miembros de la seguridad del estado y la guerra mafiosa. Una miniserie realmente interesante y reveladora.

Todos los te quiero del mundo.

  1. Te quiero como un moribundo a su último suspiro.
  2. Te quiero como el vagabundo a sus recuerdos.
  3. Te quiero como el noble a su linaje.
  4. Te quiero como un arcoiris a la lluvia.
  5. Te quiero como una corriente al viento.
  6. Te quiero como una sábana a su cama.
  7. Te quiero como la Luna al alba.
  8. Te quiero como un niño a su primer regalo.
  9. Te quiero como un búho a la noche, como un león a la selva, como el hoy al ayer.
  10. Te quiero como un incipiente enamorado.


Again.

Hola, parto de la sólida base del desconocimiento. Del que tenéis de mi persona. He de confesar que llevo un par de blogs y me he aburrido, cansado, hastiado, etc... de ellos.

No sé por qué quiero comenzar de nuevo, ni por qué me apetece estar escribiendo. Supongo que tengo ganas de contar lo que me apetezca y los Reyes Magos no me dejaron un diario.

Eso sí, estoy convencido que este blog durará tiempo. Eso quiero creer...

Hablaré de lo que me salga, francamente, no me cerraré en banda.

Pues eso, que bienvenidos y recordar que comentar y volver no es obligatorio.