Hablemos de entretenimiento (II)

Hace ya algunos días les comenté algunas de mis miniseries preferidas, aunque sólo fueran dos: Brides of christ y El capo de Corleone.

Mi devoción por sentarme delante de una pantalla es tal como la de la feligresa que invierte muchas tardes en ir a la iglesia de su barrio. Hay varias diferencias sustanciales entre ellas y yo, pero cada cual a su afición.

Me encanta Los Miserables, me encanta Jean Valjean. Me parece una historia atemporal y conmovedora.

Hablando de una miniserie, en relación a esta novela, tengo que elogiar al director Josée Dayan. Los cuatro episodios en los que resume el director francés la novela Víctor Hugo.

Con un brillante guión adaptado y las fantásticas, conmovedoras y creíbles interpretaciones del reparto, empezando por Depardieu y continuando con Clavier, Malkovich, Charlotte Gainsbourg y la bellísima Ledoyen. Estoy profundamente enamorado de esta mujer, si alguien la conoce, ruégole le pida matrimonio de mi parte. Su belleza y la dulzura que despierta es irrefutable, y su presencia es comparable con la fuerza de Marlene Dietrich. Quizás me he pasado, pero me ciega el olor que imagino que desprende su cabello...



Sin duda, esta miniserie es mucho más reconocida y solemne. Ayudada por la producción de HBO, John Adams fue uno de los grandes ganadores de los Golden Globe 2008.

La historia del segundo presidente de los Estados Unidos, de uno de los fundadores del país, es representada por un Paul Giamatti expresivo, cerebral e interesante.

Todo cuanto rodea a esta obra es medido con temple, introducido con pulso narrativo y elaborado con una excelsa minuciosidad. En efecto, uno de los grandes aportes a la historia. No por dar a conocer la historia, sino por su trabajo cinematográfico.

0 frigorías: