Extraños compañeros de cama

Esto de tener blog es casi como un castigo. No me malinterpretes, sólo en ocasiones. Aunque te obliga a tener extraños compañeros de cama, en muchas ocasiones a no tocar temas espinosos, que podrían hacer mella en el delicado toque de comentarios que a todos nos influye.

Sí, porque a todos nos gusta despertarnos y encontrar decenas de comentarios en nuestros anodinas entradas, porque nos entusiasma que alguien nuevo nos encuentre en estos meandros. Y creamos un ardid de sueños, contamos cosas que hacen meses que no nos ocurren ni preocupan y añoramos aquellos en que nos hacían llorar, porque parecía hasta interesante.

Sí, porque yo también tuve un blog con algunos seguidores, nunca cientos, quizás una decena. Y tampoco echo pestes de aquello que lo hacen, cada uno utiliza cobijo como mejor le conviene.

En fin, que es mucho mejor poder decidir tus compañeros de cama antes que encontrarte intolerancia e incongruencia entre tus sábanas.

11 frigorías:

Anónimo dijo...

Yo no sé si soy sábana de arriba o bajera, aunque nunca he sido buena compañera de cama.

el inquilino del bajo dijo...

Anónima, tú conoces tu lugar. ¿Sabes que hoy me acordé de Luna? Qué cosas!

Anónimo dijo...

Eso es porque dejó en ti una huella imborrable. Es que Luna era mucha Luna...

el inquilino del bajo dijo...

jajaja, y seguirá siendo, no la mates

Anónimo dijo...

Bueno, ya me entiendes!!!!

Rebeca dijo...

Qué pasó aquí? También el mayordomo hizo de las suyas?

Anónimo dijo...

Yo echo de menos las conversaciones entre ambos, jeje. Afortudamente, como puedo leerlas, las recuerdo a menudo! Esto ya no es lo que era antes...

el inquilino del bajo dijo...

Rebeca, el mayordomo es un cabrón en todas las casas.

Anónima, es la única que me ha seguido el rollo, era genial.

Anónimo dijo...

jejejeje, y seguirá siendo, no la mates!!!! (Lo siento, me lo has puesto a 'huevo')

Vaya, estoy de acuerdo contigo. Se echa de menos! Ayy, aquellos maravillosos años!!!!

Rayco dijo...

Era genial porque me seguía el rollo, ya no me sigue el rollo por lo que ya no es genial :P

Anónimo dijo...

Es verdad, Rayco, jeje.
Fue bonito mientras duro....

¿Yo también puedo poder mi verdadero nombre? ;)