Dios es un hijo de puta y algún día le mataré.


Así de contundente empieza MR 73, la última película de Olivier Marchal. Comienza con un plano realmente elocuente, con una luz extrema ejemplificante de los que nos depara.

Por lo que he leído no ha sido una película bien tratada por la crítica en este país, lo que no significa que no os pueda gustar. Es más, mucho de los críticos alcanzan niveles que no llegamos a entender y cuyo desconocimiento, mucho mejor que ignorancia, nos impide ser más críticos y didácticos con nuestra opinión. No deja de ser muy importante la ignorancia ante la obra de cualquier artista, la subjetividad le da una impronta sana a cualquier forma de expresión artística.

A mí me pasa esto último con MR 73 y con otras tantas películas, no sé si por ignorancia o por autoengaño, pero si un personaje me cautiva suelo olvidarme de los detalles técnicos, de las trampas argumentales, errores de racord, dirección, etc...

Y es que Schneider me enloquece, en su mayor parte por el talento innegable e impagable de Daniel Auteuil y en parte por el aroma trágico que desprende su botella de JD.

Secundado por algunos silencios, muchos excesos, la imponente Olivia Bonamy, nos encontramos ante una película, para mí, sin héroes, donde todos existen bajo gesto triste, amargado e insensible. La película transcurre en una ciudad sombría, inmunda, donde los policías actúan como un niño que esconde la suciedad que barre bajo su propia cama.

No engrandezco esta película, ni la recomiendo, ni sugiero que intenten verla, sólo digo que encuentro en ella un lugar donde se refleja el infierno.

4 frigorías:

la pesada de turno dijo...

Vuelves y eso es importante.
No sé el porqué pero siempre me quedo con tu última frase,no sé...

;)

ASTRID G. dijo...

Te he comentado respeto a esta entrada en la entrada anterior... Estoy acostumbrada a que los comentarios estén debajo del post y me hago un lío. Disculpa.

el inquilino del bajo dijo...

Astrid, no te preocupes, es normal.

Dime qué géneros son tus predilectos y así me hago una idea para recomendarte con más exactitud.

ASTRID G. dijo...

Drama poco artificioso y humor woodyallenesco. Si un caso no te mojes con material hollywoodiense, es terreno pantanoso del que poca cosa puedo salvar...