Harper´s Island.

He leído por ahí que en Telecinco van a estrenar Harper´s Island y me veo en la obligación de no recomendarla. En serio. Si confian en mi criterio, por favor no la vean. Hacía tiempo que no veía una serie tan farisea y con un final tan pobre.

He dicho, después que cada uno juzgue.


Los inicios.

Todos los inicios son complicados, y no siempre para uno mismo, también para los demás, para los que de una forma u otra se ven implicados en ese inicio.

No hace falta ser madre o padre para tener una responsabilidad, ni siquiera dueño de una mascota para sentir el enorme compromiso que significa la existencia de algo que entra en tu mundo. Es un poco como el efecto mariposa, porque de repente ante un inicio desligado tu mundo puede sacudirse como un edificio ante un vendaval.

Porque todo en cuanto te rodea se vuelve a veces bíblico, a veces indulgente y tan siquiera has tenido que ver en ello.

Y te das cuenta que por algo que no has comprado, no has hecho, no has mencionado, no has comido o simplemente no has escuchado, tu personalidad cambia de manera abrupta y subversiva.


También se llora en verano.

¿Por qué en verano dan muy pocas ganas de escribir?

Anoche soñé...

entre el calor sofocante que hacía en mi habitación, en mi cama, que te convertías en una francotiradora con tu MSG 90 y yo, desde la ventana de mi cuarto, intentaba encontrar tus ojos en el refugio donde te habías situado para dispararme.

Sólo contaba con mi mirada y tus recuerdos para perder mi condición de víctima, indefenso ante ferocidad de tu venganza. No tuviste piedad y acertaste de pleno en uno de mis osados descuidos intentado ver por última vez tus ojos verdes.

Nunca hubo noche ni muerte tan dulce y tan cándida.